Buscar este blog

lunes, 9 de mayo de 2005

La feria...que descontrol!

"Un joven de 17 años recibió tres navajazos la pasada madrugada del sábado al domingo en el recinto ferial del parque González Hontoria. Aunque en principio se consideró que se trataba de cortes sin excesiva profundidad, fuentes policiales confirmaron que el joven tuvo que pasar por el quirófano ayer debido a que una de las heridas del costado (muy cercana a la axila) podría ser más grave de lo que se creyó en principio.

Los hechos acaecieron en torno a las dos de la madrugada y concluyeron con el joven refugiado en una caseta del recinto ferial para escapar de sus agresores. El muchacho se refugió en la mismísima cocina con las ropas chorreando sangre.

El motivo de la reyerta se desconoce, aunque sí se sabe que la acompañante del joven apuñalado también tuvo que ser atendida de diferentes golpes en la caseta de los sanitarios de Cruz Roja Española.

Testigos presenciales señalaron a este medio que el joven en cuestión conoce perfectamente a su agresor y que así lo comunicó a las fuerzas del orden que, en amplísimo número, acudieron tanto al lugar donde se había trasladado la reyerta como a la caseta sanitaria para recabar datos al respecto. Cabe destacar que el herido no perdió la consciencia en ningún momento.

Con ésta, ya son tres las reyertas graves acaecidas a lo largo de la Feria del Caballo. La más grave (por el 'modus operandi') fue la protagonizada por dos jóvenes que se liaron a tiros con otros dos en la zona de las denominadas casetas juveniles. El otro apuñalamiento se produjo el primer fin de semana, por una disputa que acabó con un joven agredido de una única puñalada."



"Los voluntarios de Cruz Roja Española destinados en la caseta que esta organización altruista dispone en el recinto ferial atendieron la madrugada del sábado al domingo a dos centenares de personas aquejadas por golpes, erosiones y caídas. En dicho número, según destacó el coordinador local de Socorro y Emergencias de Cruz Roja, Joaquín Moreno, se incluyen tanto aquellas personas que sufrieron heridas en peleas como aquellas que se lesionaron al tropezar y caer al suelo. Entre ellas, destacó el coordinador, hubo casos leves y otros más graves.

El servicio estrella de un sábado de la Feria del Caballo es, indudablemente, la intoxicación etílica. Durante dicha jornada, (solamente a lo largo del sábado y la posterior madrugada) en el puesto de Cruz Roja Española se atendió a cerca de 80 personas. El protocolo a aplicar en estos casos, como suele ser habitual, consiste en reposo, hidratación (el alcohol deshidrata aunque parezca que refresca) y administración de la denominada vitamina B-12, que tiene la particularidad de anular los efectos del alcohol a nivel cerebral y ayuda a superar la borrachera."


2 comentarios:

Pedro Moreno dijo...

Pues yo he pasado mi mejor feria de las que recuerdo. Como siempre, he ido de mi forma particular, y a pesar de estar en casi todas las casetas y horas, no me he entonrado problema alguno, habrá sido suerte.

¿Y tú como la has pasado?

Celia Moreno dijo...

Yo mu bien, xo claro, con la cosilla en el cuerpo todo el tiempo d lo q pueda pasar q en cualkier momento se podia liar, pero mu bien!!

Habia q saber en q caseta entrar y por donde no estar mucho tiempo! ;)

La siguiente, la de Medina!